Pide tu cita online
















Endodoncia

QUÉ ES UNA ENDODONCIA

La endodoncia, también conocida como tratamiento de conductos, es un tratamiento odontológico que consiste en eliminar el tejido pulpar enfermo de una pieza dental y sellar los conductos. La pulpa es la zona más interna del diente donde están los nervios, los vasos sanguíneos y el tejido conectivo; en una pieza dental, ocupa la llamada cavidad pulpar en la corona del diente y el conducto reticular, que llega a la raíz conectando el diente con el hueso maxilar.

Imagen: Anatomía dental

Sólo es necesario realizar una endodoncia cuando existen lesiones graves e irreversibles en el tejido pulpar, causadas generalmente por caries profundas o traumatismos. En estos casos, un tratamiento endodóncico puede salvar el diente y evitar su extracción para poder así seguir cumpliendo sus funciones masticatorias y estéticas. No existe ningún tratamiento alternativo a la endodoncia salvo la extracción de la pieza dental, que ha de ser siempre la última opción.

Imagen: Daños en la pulpa por caries y traumatismos
   

SÍNTOMAS

Aunque para la realización de una endodoncia siempre es necesario que un especialista haga una exploración y radiografías de las piezas dentales, existen una serie de síntomas que pueden alertar de esta necesidad. Si aparece dolor ante estímulos fríos o calientes o la pieza dental se decolora u oscurece, es posible que la pulpa esté dañada y se necesite un tratamiento de endodoncia. De todas formas hay ocasiones en las que puede haber una lesión con caries que haya afectado a la pulpa y no duela, por lo que es conveniente realizar revisiones periódicas.
   

CÓMO SE REALIZA UNA ENDODONCIA

Una endodoncia es necesaria cuando el tejido pulpar y los conductos radiculares están infectados o necrosados. Se utiliza siempre anestesia local para evitar que el paciente sienta dolor y se realiza en dos etapas:

1- Preparación de los conductos radiculares:

El primer paso en un tratamiento de endodoncia es la apertura de la pieza dental para acceder a la cámara pulpar. Para ello, con una fresa colocada en una turbina, se realiza un orificio en el diente que permita acceder a la cavidad pulpar y a su vez se elimina, si se da el caso, toda la caries.

Una vez situados en la cámara pulpar se realiza la limpieza y preparación de los conductos con pequeñas limas e irrigantes líquidos antibacterianos que eliminan la pulpa necrosada y las bacterias. Las mismas limas sirven para modelar los conductos y prepararlos para su posterior obturación.


Imagen: Molar abierto para endodoncia con los conductos radiculares limpios y preparados para obturación

2- Obturación de los conductos:

Cuando los conductos están completamente limpios y modelados hay que obturarlos y sellarlos. Para ello se utilizan materiales plásticos que se introducen en los conductos hasta rellenarlos de forma que queden completamente sellados y así evitar filtraciones y futuras infecciones.


Imagen: Pasos para la realización de una endodoncia

La obturación se termina rellenando el diente con un cemento protector. Este cemento es provisional ya que tras un tratamiento de endodoncia el diente debe ser reconstruido con técnicas de obturación o restauración definitivas. La técnica a utilizar dependerá del estado en el que se encuentre la pieza dental, siendo la más común el empaste con composite.


Imagen: Radiografía de un molar antes y después de un tratamiento de endodoncia
   

CONSIDERACIONES

Tras realizar una endodoncia, la obturación definitiva de la pieza dental puede realizarse en la misma sesión o en sesiones posteriores, dependiendo del estado en el que se encuentre el diente y según considere el odontólogo. En estos casos se protege la pieza dental con un cemento provisional. Puede incluso darse el caso de que tras realizar la obturación de los conductos el diente no se rellene y el odontólogo decida dejarlo abierto unos días para que drene.
   

RECOMENDACIÓN MÉDICA

La duración de la pieza dental restaurada tras un tratamiento de endodoncia puede durar toda la vida. El diente tratado tendrá el mismo comportamiento que el resto, tanto en sus funciones como en duración pero es necesario mantener una buena salud bucodental y cuidar los dientes y encías, además de realizar revisiones periódicas.

La lesión de la pulpa dental puede producir abscesos o infecciones en el diente. Las causas más comunes de lesión son las caries profundas y las fracturas, que pueden provocar la entrada de bacterias al interior del diente y producir infecciones. Si estas infecciones no se tratan, puede acumularse pus en la punta de la raíz y llegar a dañar el hueso. Es muy importante tratar las caries y fracturas lo antes posible para evitar daños mayores en los dientes.

Una endodoncia nunca se realiza en dientes temporales (de leche). En estos casos, cuando hay una lesión pulpar, el tratamiento a realizar será una pulpotomía o una pulpectomía, dependiendo del alcance de la lesión. Es muy importante tratar a tiempo estos daños en los dientes de leche para que no haya problemas en los posteriores dientes permanentes.
Pide tu cita online
Contacta con nosotros

Clínica en Rianxo: 981 863 401

Clínica en Lousame: 981 822 724

Lunes, miércoles y viernes de 09:00 a 21:00

Martes y jueves de 09:00 a 20:00

 

Whatsapp: 630 975 644