Pide tu cita online
















Protector bucal deportivo

En muchas actividades deportivas, especialmente las actividades de alto riesgo y deportes de contacto, son frecuentes las lesiones en los dientes y los maxilares. Los protectores bucales deportivos son aparatos flexibles intraorales que protegen los dientes, la boca y la mandíbula de posibles traumas durante la realización de estas actividades. Se están convirtiendo en una protección imprescindible para practicar deporte y, en el ámbito profesional, ya se puede ver a numerosos jugadores de fútbol y baloncesto con ellos.

   

POR QUÉ USAR UN PROTECTOR BUCAL DEPORTIVO

Los protectores bucales amortiguan los golpes sufridos en la cara, previniendo las lesiones en los dientes, los labios, la lengua, los maxilares y toda la boca en general. Protegen también la articulación temporomandibular y generan una gran estabilidad en el sistema maxilomandibular y la mordida. Están fabricados con polímero termoplástico, un material blando y flexible que absorbe los impactos y reduce los daños que se pueden producir con los golpes.
   

CUÁNDO UTILIZAR UN PROTECTOR BUCAL

Toda actividad física que se realiza conlleva siempre el riesgo de sufrir algún tipo de lesión por lo que se recomienda usar los protectores bucales en todos los deportes en general, si bien son más necesarios en aquellos que impliquen la posibilidad de entrar en contacto con otros jugadores o con superficies duras como pueden ser el fútbol, baloncesto, balonmano, hockey, rugby, lucha o artes mariales, entre otros. Algunos deportes incluso tienen regulado su uso debido al alto riesgo de sufrir traumatismos. Es muy común ver a los participantes de competiciones de boxeo, hockey, rugby o patinaje, por ejemplo, con protecciones en la boca.



Se recomienda también el uso de los protectores bucales en el caso de llevar brackets de ortodoncia para evitar cortes o si se utiliza algún tipo de prótesis bucal o puente.
   

TIPOS DE PROTECTORES BUCALES DEPORTIVOS

En el mercado existen tres tipos de protectores bucales intraorales:



- Protectores estándar no adaptables o protectores comunes: son protectores prefabricados y listos para ser usados. Tienen unas medidas estándar por lo que no se adaptan correctamente a la boca. Son muy voluminosos y pueden dificultar la respiración y el habla. Su única ventaja es su bajo coste y que se pueden encontrar en tiendas deportivas o farmacias.

- Protectores adaptables o modelados (“hervir y morder”): este tipo de protectores se adaptan en cierta medida a la boca. Antes de usarlos se hierven para ablandarlos y luego se colocan en la boca y se muerden para darles algo de forma y adaptarlos en cierta medida a los dientes. Aunque son mejores que los protectores comunes, también dificultan la respiración y el habla y pueden ser molestos. Se pueden encontrar también en farmacias y algunas tiendas deportivas.

- Protectores personalizados hechos a medida: se fabrican con materiales termoplásticos a partir de un molde exacto de la boca del paciente. Se adaptan a la perfección a la anatomía de la boca, son más cómodos y no dificultan la respiración ni el habla porque no se caen, ofreciendo de esta forma una mayor protección. Se realizan en la consulta del dentista y pueden ser transparentes o de diferentes colores.
   

QUÉ PROTECTOR UTILIZAR

El tipo de protector bucal a utilizar dependerá del deporte que se practique pero siempre deberá cumplir unas características esenciales: elasticidad, resistencia y comodidad. Aunque es más caro, la mejor opción será siempre el protector hecho a medida ya que se adapta perfectamente a los dientes y encías de cada persona. Son los más cómodos, no se caen y facilitan el habla y la respiración. Por sus características, son los que ofrecen una protección mayor y más efectiva contra los traumatismos. Además pueden ser transparentes, disimulando que se lleva puesto.

Los deportistas profesionales utilizan siempre protectores hechos a medida.
   

CÓMO ES UN PROTECTOR BUCAL A MEDIDA

Un protector bucal deportivo hecho a medida se realiza con polímero termoplástico a partir de un molde de la boca del paciente. Tiene la forma de los dientes y encías y es blando y flexible, lo que facilita su colocación y lo hace más cómodo. Su grosor puede variar en función del deporte para el que se quiera utilizar aunque lo más común son los protectores de 4mm.



Los protectores se pueden hacer unimaxilares o bimaxilares para cubrir los dientes superiores, los inferiores o ambos. Existe también un tipo de protector unimaxilar que se coloca en los dientes superiores y su forma exterior se corresponde con la cara oclusal de los dientes inferiores, lo que hace encajar mejor la mordida para una mayor protección.

En cuanto al color, los protectores bucales personalizados se pueden ser transparentes o de colores. Incluso un solo protector bucal puede llevar varios colores que representen, por ejemplo, una bandera o un equipo.
   

DURACIÓN

Se recomienda renovar cualquier protector bucal cada año o temporada deportiva ya que con el tiempo y el uso se van gastando y pierden eficacia. En cualquier caso, esto siempre dependerá de cuánto se usen, por ejemplo, los deportistas profesionales suelen cambiarlos cada seis meses. En el caso de niños y adolescentes es importante su reemplazo ya que la boca y los dientes todavía están en desarrollo.
Pide tu cita online
Contacta con nosotros

Clínica en Rianxo: 981 863 401

Clínica en Lousame: 981 822 724

Lunes a viernes de 09:00 a 21:00

 

Whatsapp: 630 975 644