Pide tu cita online
















Radiografía periapical

QUÉ ES UNA RADIOGRAFÍA PERIAPICAL

La radiografía periapical es una técnica de radiografía intraoral con la que se obtiene una imagen completa de una o varias piezas dentales. Por definición, consiste en la colocación, dentro de la boca, de pequeñas placas radiográficas de diferentes tamaños que se impresionan a través de un aparato de rayos X externo. Los dispositivos actuales permiten sustituir las placas radiográficas por sensores intraorales, lo que permite generar una imagen digital que se puede ver directamente en pantalla, y así evitar realizar revelados.

Radiografías periapicales
Imagen: radiografía periapical digital y en placa radiográfica

La radiografía periapical se utiliza para poder observar y analizar la totalidad de una pieza dental: corona, raíz, ápice, tejido óseo y espacio periodontal y poder así diagnosticar posibles lesiones o enfermedades en los dientes y encías que no son visibles a simple vista. Se utiliza mucho para detectar caries que no se ven con una observación externa o cuando existe dolor en alguna pieza dental.
   

CÓMO SE REALIZA UNA RADIOGRAFÍA PERIAPICAL


Para realizar una radiografía periapical, se coloca una pequeña placa radiográfica o sensor dentro de la boca del paciente, en la cara lingual o palatina de la pieza a analizar. Una vez posicionada en el lugar adecuado, el paciente debe sujetar la placa mientras el técnico realiza la radiografía, colocando un tubo de rayos X desde el exterior. La radiación impresionará la placa o generará un imagen digital con la que se puede ver la pieza dental completa.

Existen dos técnicas o procedimientos para realizar este tipo de radiografías: la técnica de bisección y la técnica de paralelismo, que se diferencian en cómo se coloca la placa radiográfica y en el ángulo en el que inciden los rayos X sobre ella.
   

RADIACIÓN

Cuando se realiza una radiografía periapical, la radiación que recibe el paciente es mínima. Para disminuir esta cantidad todavía más, se utilizan placas rápidas que reducen el tiempo de exposición a la radiación, y colimadores, unos tubos largos que se extienden desde el aparato radiográfico y que limitan el tamaño y la forma del haz de rayos que llega al paciente.

En el caso de las radiografías periapicales digitales, la utilización de un sensor intraoral para generar imágenes digitales en sustitución de la placa radiográfica, permite reducir la radiación hasta en un 80%.

Para medir la radiación que el paciente recibe cuando se realiza una radiografía se utiliza la unidad de dosis efectiva: el sievert. La dosis efectiva de rayos X que se recibe con una radiografía periapical es muy pequeña, de 1 a 8 microsieverts, inferior incluso a la radiación natural de fondo (la radiación que existe en el ambiente) que se recibe en un día.
   

CONSIDERACIONES

La radiografía periapical se realiza en gabinete y no necesita de ninguna preparación especial ni tratamiento previo. Tampoco causa ningún tipo de molestia al paciente, salvo algunas personas que puedan sentir náuseas por el hecho de tener la película radiográfica o el sensor intraoral en la boca. Estas náuseas se pueden aliviar simplemente con una respiración correcta por la nariz.

En el caso de mujeres embarazadas, aunque este tipo de radiografía no presenta ningún riesgo para el bebé ya que éste no se expone directamente a los rayos X, no se les debe tomar ningún tipo de radiografía a menos que sea absolutamente necesario.
Pide tu cita online
Contacta con nosotros

Clínica en Rianxo: 981 863 401

Clínica en Lousame: 981 822 724

Lunes a viernes de 09:00 a 21:00

 

Whatsapp: 630 975 644